Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Comparte
    avatar
    Azure
    Observador.

    Cantidad de envíos : 14

    Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Mensaje por Azure el Sáb Mayo 15, 2010 7:43 pm

    bueh, despues de mucho esfuerzo pude postear mi fic 8).... espero que sea de su agrado y al terminar les dire unas cuantas cosas a traves de mi vocero de ahora en mas.... *aplausos*

    bueh aca la la evaluacion antes que nada:

    Spoiler:
    1.- La ortografía, gramática y apariencia - 14/20 puntos.
    No
    está mal esto. Pero debes tener en cuenta que los signos de exclamación
    en español van también al principio, no solo al final. Y... cosas como
    esta: "(por mi hermano... XD)"; se cargan la seriedad y de la historia
    y eso. También te faltan algunas tildes, aunque la mayor parte de ellas
    las tienes puestas. Lo de las acciones entre asteriscos... bueno, sí lo
    haces bien supongo que no está mal, pero a mí no me convence del todo.
    Y por cierto.... no sé que le pasó, que no se ve seguido... es decir,
    como si le hubieses dado todo el rato a la letra de Enter. Y eso queda
    mal...
    ¡Ah! Ya me olvidaba. En el principio de la leyenda esa que
    cuentas, repetiste varias veces: "Luego" y "Luego de un tiempo"...
    Intenta buscar más conectores de este tipo para que no haya
    repeticiones.


    2.- Trama y originalidad - 13/20 puntos.
    Está bien. Mucha cosa japonesa y tal... A ver cómo desarrollos todo para que quede algo bonito.

    [b]3.- ¿Cómo te expresas? Unión y sentido de las palabras que escribes - 12/15 puntos.
    A
    veces te apresuras demasiado al escribir. No sé, me dio esa impresión.
    Pero como dijiste que solo sería así la introducción no te lo tengo muy
    en cuenta...

    [b]4.- ¡Extras! - 0/5 puntos.

    Cero patatero.

    5.- Gusto personal del evaluador - 3/5 puntos.
    No
    me desagradó, pero a ver como lo continuas... Detalla más las cosas,
    que nunca está de más. Pero bien... la trama me gusta, parece
    interesante.

    -- [b]Total: 42/65 (el mínimo es 35, por lo que estás aprobado) --

    Por cierto.... el spoiler entre medio de parrafos es la Historia de la Espada.


    Capitulo 1: (Introducción) El Clan Kusanagi // Noche Fatídica


    Esta
    vez les contare una historia que transcurre en un mundo de bestias y
    hechicerías donde podías encontrar, desde los mas hermosos lugares,
    hasta los mas diversos seres, donde existía una familia que se
    destacaba de las demás, era el clan Kusanagi....
    Su palacio estaba
    en las afueras de la ciudad, protegido por un muro de gran tamaño que
    parecía impenetrable, al entrar podías ver a sirvientes haciendo
    quehaceres o recibiendo visitas, al adentrarse en el palacio te
    encuentras con el salón principal donde se hacen diferentes clases de
    reuniones, luego esta el comedor y la cocina donde los mejores
    cocineros de la zona cocinaban lo que pidieras a cualquier hora del
    día, luego estaba la zona de descanso donde te podías relajar y muchas
    mas lujosas habitaciones desde el lavadero o los baños hasta la
    biblioteca....
    Pero existe una ultima habitación, la mas importante
    y oculta de todas, estaba en lo profundo del sub-suelo custodiada por
    los mejores guardias del palacio, allí se encontraba el mayor tesoro de
    la familia y del país, era la espada Kusanagi que era protegida y
    honrada por el clan
    Spoiler:
    Según una vieja leyenda de hace mucho tiempo atrás, Susano-O, hermano
    de Amaterasu *Diosa del sol* fue expulsado del cielo y exiliado a la
    tierra, en la zona de Izurno.
    Luego de un tiempo de estadía en un
    pueblo de la zona, se entera de que una horrible tradición: era la de
    una gigante serpiente demonio de ocho cabezas que se come a una hermosa
    joven todos los años.... a razón de venganza contra los antepasados de
    la gente del pueblo que la apresaron por décadas.
    Tiempo después conoce a la princesa Kushinada, que era la elegida de este año a ser devorada, de la cual se enamora....
    Luego de un tiempo Susano-O entabla una conversación con el padre *el
    "señor feudal" de el pueblo* de la princesa donde le propone protegerla
    del demonio, pero a cambio, el le pedía la mano de su hija en
    matrimonio, su debida bendición, y la ayuda de todo el pueblo para
    lograr su cometido....
    El trato es aceptado, y luego de largos días
    de arduo trabajo, el pueblo, bajo la tutela de Susano-O, termina de
    construir una gigante valla con ocho puertas, donde detrás de cada
    puerta, se colocaron grandes y amplios vasos rellenos con sake *bebida
    alcohólica muy común en Japón*.
    Al llegar el debido tiempo, la
    serpiente llega al pueblo destrozando todo a su paso, hasta encontrarse
    con la gran valla de ocho puertas.... El confiado demonio sin dudarlo
    posa cada una de sus cabezas en los orificios para beber el sake y
    queda atrapada....
    Luego, molesta, empieza a intentar zafarse,
    pero, por el efecto del alcohol, cae inconciente.... Susano-O aprovecha
    el desmayo de la serpiente y empieza a cortar una por una sus cabezas
    pero, al cortar la cuarta, encuentra en su interior una espada que
    luego seria conocida como la Kusanagi No Tsurugi....
    Luego de matar
    al demonio, Susano-O se casa con la princesa Kushinada y le entrega
    como regalo la espada a Amaterasu su hermana para conseguir su perdón,
    pero decide quedarse en la tierra con su amada, luego de eso la espada
    pasa a ser custodiada por más de 800 años por el clan Kusanagi....
    Creado por Susano-O....
    Y yo, Ochiro Kusanagi *15
    años*, el ultimo descendiente del clan, según la leyenda, soy el
    destinado para portar la renombrada espada.... Aunque eso no me importe
    en lo mas mínimo.
    Mi clan es uno de los mas importantes y
    privilegiados del país, y yo, me debía comportar como tal y ser un mero
    ejemplo de su grandeza, cosa muy molesta.... tengo clases de esgrima a
    la mañana clase de modales a la tarde, además de muchas mas tareas que
    debía hacer.... sin dejarme tiempo para mi, además era tratado
    diferente que a mis hermanos, todo se debía a mi cabello, era blanco
    como la luna.... esto demuestra que soy el elegido que hará llevar al
    clan a su época de oro salteando los obstáculos que se le presente,
    pero fuera de esas balbuceadas, era una persona sin amigos y aislado
    del mundo externo, pero el cariño de mis padres y sus cuidados hacían
    los días mas llevaderos.... todo, hasta esa noche fatídica, en donde
    todo mi clan fue asesinado por el Clan Katou....
    Esta familia es el
    clan rival al nuestro, que hace un tiempo, intento proclamar posesión
    de La Espada Kusanagi como suya.... cosa que mi padre no permitió, ya
    que nuestro ejercito era mayor que el suyo....
    Pero en estos tiempos
    el país esta sufriendo debido a una guerra externa, donde mi padre
    decidió ayudar, enviando a la mayoría de nuestro ejército, cosa que Sah
    Katou, líder del clan, aprovecho....
    Su gran ejercito empezó
    derribando nuestra gran muralla con su artillería *canción de guerra de
    fondo*, luego empezó la lucha contra la seguridad del palacio que
    obviamente se vio en desventaja.... Y los enemigos lograron entrar al
    castillo, todo sucedió muy rápido, pero en poco tiempo termino en una
    persecución hacia toda la familia....
    - Ochiro ven, corre!! - grito mi madre desesperada
    Cuando
    me di cuenta la familia entera estábamos corriendo por nuestras vidas,
    para resguardarnos entramos a una habitación, donde mi padre con la
    ayuda de algunos sirvientes trancaron la puerta para que no entren....
    Se escuchaban los golpes y patadas hacia la puerta *Pam, pam, pam,
    pam....*, que no aguanto mucho....
    - Lleven a los chicos y a las
    mujeres - dijo mi padre a los sirvientes mientras el y mis hermanos
    mayores se quedaron combatiendo para ganar tiempo....
    Nosotros salimos a correr a refugiarnos....
    - Por aquí! - dijo mi madre mientras me agarra el brazo y nos desviábamos del resto.
    Ella,
    me llevo al sub-suelo, donde se encontraba el almacén que resguarda la
    espada.... Pronuncio unos cánticos mágicos (palabras raras.... no
    pregunten), al terminar hubo un gran brillo que me cegó la vista y la
    gran puerta se abrió a pesar de la cantidad de candados y cerraduras
    que tenia....
    Luego entramos a la fría habitación, y mi madre,
    agarra, de una caja que estaba posada en el único estante de la
    habitación, una larga Katana vieja, polvorienta y malgastada
    - Esta espada como la ves, es por lo que hemos llegado a lo que somos, quiero que la cuides.... *le da la espada*
    Después
    nos echamos a correr, pero, al salir de la habitación y subir al primer
    piso, no encontramos con la peor escena posible....
    Eran mi padre,
    hermanos y parientes ensangrentados en el piso, con la piel sin color,
    al ver esto no pude contener mis lágrimas *clásica dilatación de
    pupilas*.... en eso los bandidos nos envisten con sed de sangre, en lo
    que mi madre me empuja por la ventana no sin antes decir:
    - Te amo...
    Yo,
    en la lenta caída veo a mi madre siendo asesinada por los bandidos....
    su cara de ternura que siempre me daba felicidad iba tomando un tono
    pálido teñido de sangre....
    Yo, caí en fardo de paja *esos cuadrados
    de paja de las películas* salí a correr sin pensar en lo sucedido y me
    adentre en el bosque, ya que me perseguían, después de un correr un
    tiempo e intentar esconderme caigo de un barranco y entro en una zona
    nevada, donde esta prohibido entrar ya que es peligroso encontrar
    monstruo míticos allí, eso, fue un gran error...
    Al recuperar el
    sentido después de caer veo a los hombres que me perseguían con una
    cara de asombro y pánico, cuando se echan a correr.... *la aparición de
    una gran sombra encima del personaje*, era por que detrás mió se
    encontraba un cuervo negro de tres metros que me dejo paralizado....
    era un monstruo único al que lo llamaban "Los Ojos De La Noche" por su
    negro pelaje,
    El se me queda mirando fijamente en loe que intento
    correr.... y sin darme tiempo de escaparme me da un fuerte tajo en la
    espalada con sus garras y me desmaya en la fría nieve viendo todo
    lentamente ponerse negro.... y la nieve tornándose roja....


    - *aparece Ochiro Kusanagi* ⭐ (mi vocero hacia los lectores) Well.... aca estoy señoras y señores
    *habla con vos angelical despues de que un halo de luz lo cubriera*
    decidí poner esto como introducción/prologo que es solo el principio de
    la historia, es para ambientarlos a lo que se viene, donde podré
    plasmar acción, aventura, tragedia, temas políticos amorosos y mucho
    mas....
    - Por cierto.... Trate de hacer este fic un tanto diferente
    a los demás que conozco, es por que en algunas partes pongo
    acciones/escenas/datos o algo parecido entre asteriscos (*) esto es
    para que los lectores agilicen la mente y se imaginen lo que va
    sucediendo así como en cualquier anime.... espero que sea de su gusto y
    no les moleste
    - La espada se llama Kusanagi No Tsurugi.... pero que quede "La Espada Kusanagi" para los amigos
    - Próximo Capitulo: Formando Un Grupo? // La Chica De Los Ojos Azules.... n__n <---- <__< (?)


    Última edición por Azure el Sáb Jun 12, 2010 7:38 am, editado 1 vez
    avatar
    Darkus
    Observador.

    Cantidad de envíos : 11

    Re: Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Mensaje por Darkus el Lun Mayo 17, 2010 3:24 pm

    Primero? Vaya!

    Bueno, a lo que vinimos, la historia me parece buena, pero le encuentro unos detalles...

    Trata de incluir la historia de la espada, mas bien Katana dentro de la historia, que sea parte de ella y no un cuento anexo.

    Los "tips" entre asteriscos me parecen un poco anti estéticos, no te digo que los quites pero trata de integrarlos mas a la historia...

    El Fic a mi parecer es muy prometedor, tratare de seguirlo hasta el final porque de verdad me llama la atención, solo te daré un par de consejos que espero que analices:
    1.trata de darle mas fluidez a la historia, pienso que primero deberías contar la historia del clan y cerrar con el de la espada [katana]
    2. seria mas interesante saber el significado de los nombres, ya que en esas historias siempre tienen un significado, así me mato la duda de porque la princesa se llama Kushinada :D

    Mi puntuación definitiva hasta ahora 4 de 5 estrellas, sigue así y ponle corazón..
    Esto es todo, salu2
    †Darkus†


    PD: trata de justificar [alineación] los párrafos ;)
    avatar
    Azure
    Observador.

    Cantidad de envíos : 14

    Re: Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Mensaje por Azure el Sáb Jun 12, 2010 7:38 am

    Capitulo 2: La Chica De Los Ojos Azules // ¿Destino O Coincidencia?

    Wiiii.... Vengo a postear ¡El 2º Capitulo! Que felicidad *Se pone a llorar* (?) Bueno ¡ya enserio! a lo nuestro:

    Darkus, Mi unico lector ;;__;; (?) Saque los asteriscos (se ve que enserio no les gustaron) y tome en
    cuenta los de integrar la historia de la espada.... pero eso será mas
    adelante... te dejo con la duda.... y después cuando averigüe te paso
    el significado del nombre de Kushinada.

    Aca el Fic:

    [...]

    ♪ ♫ Lala-lalala-lala ♪ ♫ -Murmuraba una vos serena y dulce.
    De
    a poco, abrí los ojos. Me levante y mire a mi alrededor, viendo a una
    joven hermosa de unos largos cabellos negros y unos grandes ojos azul
    eléctrico.
    -¿Donde estamos? -Pregunte levantándome un poco.
    -Estamos
    en un pueblo en la zona de Izurno, mi padre te encontró tirado en el
    bosque y te trajo hasta aquí. En la noche cure tus heridas, parece que
    has sanado bien.
    Ahí, recordé lo que había sucedido, estaba
    escapando y me ataco un monstruo, también, recordé que este pueblo era
    el de la historia de Susano-O.
    -¿Donde esta mi espada? –Pregunte un tanto exaltado.
    Ella se levanto, abrió un cajón y la saco.
    -Aquí tienes –Dijo gentilmente.
    -¿Tu eres de la familia Kusanagi? –Pregunto.
    -Si, así es.
    -Había unos soldados del clan Katou buscando a alguien como tu. –Dijo ella un tanto triste.
    En
    ese momento, mientras recordaba lo sucedido, un fuerte frío atravesó mi
    espalda y sentí como si me destrozaran el estomago, pero a la vez un
    odio, y un fuerte sentimiento de venganza hacia la familia Katou, que
    me arrebato de los brazos, a mi familia, mi hogar y mi vida tal y como
    la conocía.
    -No se que querrán contigo, pero no son para nada buenos esos Katou. –Dijo enojada.
    -Pero, a todo esto ¿que haces aquí?
    -Ellos, ellos… ellos lo arruinaron todo. –Dije poniéndome de pie.
    En
    ese momento lo único que tenia en mente era matarlo, pero no solo a el,
    a toda su familia como hizo conmigo, quería escarmiento, sed de sangre.
    Pero todos estos sentimientos se fueron cuando sentí la mano de la
    chica, tibia, sobre la mía.
    -¿Por que te vas?
    -Es que tengo que hacer algo. –Dije cortante.
    -Quédate aquí, por un tiempo, tienes que curar esa herida.
    Me mire el pecho. Estaba vendado, y la herida casi ni dolía.
    -¡Ah! Muchas gracias por cuidar de mí. -Dije haciendo una reverencia con voz de olvidado.
    Ella sonrío y me dijo:
    -Soy Chizu Kushina, ¿Cual es tu nombre?
    -Ochiro Kusanagi.
    -No te importara quedarte unos días aquí ¿no? Así, ya que estas tan agradecido, me ayudaras con unas cosas mientras te curas.
    -S-Si –Dije con timidez.
    -¡¡Bueno Ochiro, te traeré el almuerzo!! -Dijo alegre.
    Cuando se fue, recordé nuevamente la leyenda de la espada, y el apellido de la princesa.
    -Kushinada, Kushina…. Debe de ser solo coincidencia –Dije mientras me ponía la ropa.
    Ella, al rato, trajo un tazón de deliciosa comida que comí con gusto,
    luego de comer nos quedamos hablando por un rato, me sorprendí por la
    naturalidad en que me hablaba y no le importaba que yo sea de la
    realeza, me trataba como a un chico normal, me sentí feliz y olvide
    todas las penas que me abrumaban....
    Pero luego....
    ¡Plam! Se escucho un ruido fuerte, seguido de unos pasos. Había llegado el padre de Chizu, abrió la puerta violentamente.
    -¡Oh! Veo que has despertado. Soy el padre de Chizu. –Dijo con su voz malhumorada y el ceño fruncido.
    Apenas lo conozco y se nota que esta siempre de mal humor, dije para mis adentros.
    -Hola señor, ¡mucho gusto! –Dije con miedo.
    -Te advierto que esto no es un hotel, cuando te hayas mejorado te tendrás que marchar.
    -¡Padre, como vas a decir eso! El es nuestro invitado, hay que tratarlo como se debe.
    -Pero trajo consigo gente de la familia Katou, eso no puede ser bueno.
    -No se preocupe…. Me iré en tanto me cure. –Dije de mala gana.
    -¡Hmph! –Se quejo, mientras se iba de la habitación.
    -Perdónalo por su carácter, el es así por fuera, pero por dentro en un buen hombre. Pero ahora, ¿Me dirás que es lo que sucedió?
    Yo la mire a los ojos....
    -Esta bien. –Respondí.
    Luego le conté detalladamente lo sucedido, ella me escucho atentamente, hasta la ultima palabra....
    Ella se quedo callada, no dijo una palabra por unos minutos mientras yo la miraba extrañado.
    -¡Esta decidido! –Dijo exaltada-. ¡¡Te ayudare a enfrentarte al clan Katou!!
    Yo
    quede pasmado, ¿Qué estaba pensando? Sabia que esto no era broma, mi
    objetivo era matar gente, no era mas ni menos que eso, y ella estaba
    dispuesta a ayudarme.
    -¿Qué te pasa? –Pregunto.
    -Pero, pero.... ¿Debes estar bromeando no?
    -¿He? Yo no bromeo.... ¡Soy muy útil! Te puedo ayudar con tu viaje.
    -Pero, ¿Es enserio? Además, ¿Qué habilidades tienes? ¿Tu padre lo sabe?
    -A
    mi padre hay que convencerlo, pero con respecto a lo que puedo hacer,
    se luchar y además soy buena abriendo candados y cerraduras.
    “Se luchar” No se por que, pero me dio mucha gracia.... Tanto que no pude evitar soltar una risita.
    Ella puso cara de enojada.
    -Así que no me crees ¿No? Entonces te lo demostrare, mañana lucharemos, así sabrás que si soy útil.
    Sonriendo respondí:
    -Esta bien, pero si no lo logras no sacaras de vuelta el tema. –Dije confiado.... Sin saber lo que me esperaba....

    Un poco corto…. Pero el que sigue ya esta en camino.
    avatar
    Azure
    Observador.

    Cantidad de envíos : 14

    Re: Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Mensaje por Azure el Mar Jul 27, 2010 7:37 pm

    Bueno, veo que nadie comento... pero como ya poste en otro lugar varios capitulos le pedi a Darutsu que me permitiera un doble post... aca los 4 capitulos sigientes:

    Capitulo 3: ¿Compañera de viaje?

    [...]

    Correr, sólo pensé en correr, al ver varios pares de brillantes ojos que me veían desde lo oscuro del bosque. Pero mis pies no me respondieron.

    En eso, una jauría de lobos me rodearon. No eran lobos comunes, tenían el pelaje rojo, no quise pensar a que se debía eso...

    Atrás de ellos, se encontraba una silueta, la silueta de un hombre alto, flaco y de cabello largo.

    Se giro hacia mí, y con una voz grave pero serena dijo:

    -Eres patético, quieres acabar conmigo…-dijo riéndose a carcajadas-. Hacer lo que tu padre no tuvo el valor de hacer-decía mientras se alejaba-. Das vergüenza.

    Sin dejarme responder se va. Y al querer perseguirlo siento un temblor, la tierra se empieza a desmoronar, en lo que caigo al vacío. La completa oscuridad, un vacío donde no existía un fondo.

    Ochiro... ¡Ochiro!-se escuchaba a lo lejos.

    -¿Quien será?-se pregunte.

    -¡OCHIRO DESPIERTA!

    Era Chizu, que me lanza una jarrada de agua.

    -¡¿Que sucede?!-dije levantándome exaltado.

    -Estabas hablando solo, no sabia que hacer así que te lancé un poco de agua.

    -¿Un poco?-dije mirándome empapado.

    - Jajajajaja, creo que me pase.

    Se levanto y se dirigió hacia un armario buscando algo, hasta que saco una toalla.

    -Sécate con esto.

    -Gracias-dije un poco tímido.

    Ella asintió con una sonrisa y se fue, dejándome tiempo para pensar ese extraño sueño. ¿Habrá sido una premonición? Quizás solo fue una pesadilla. No le di más vueltas al asunto y me fui hacia la sala.

    En el camino me encuentro con el padre de Chizu... Me miro de reojo y siguió de largo, se iba a trabajar.

    -Que amargado-pensé.

    Chizu me había contado de su padre, su nombre era Sentaro Kushina, el trabajaba en una minera desde hace tiempo, ganaba lo justo y suficiente para el y
    Chizu, se notaba que yo era una molestia...

    Aunque no pregunte mucho, pero al parecer la muerte de la madre de Chizu tenia que ver con los Katou.

    Entre a la cocina, donde se encontraba Chizu haciendo el almuerzo.

    No sabía que era, pero ella tenía algo especial, era hermosa, amable....

    -La chica perfecta-dije pensando en voz alta.

    ¿Como?-dijo ella extrañada.

    E... eee... n-nada-tartamudee.

    -Estas raro hoy ¿Acaso tienes miedo de nuestra pequeña lucha hoy?-dijo al soltar una risita bromista.

    -No, estoy más que tranquilo.

    -¿Seguro? Espero que no pongas excusas como que la herida todavía te duele.

    -Como crees, ya me cure, pero te ganaría hasta con las manos atadas-dije devolviéndole la sonrisa.

    Nunca, pero nunca, debí haber hablado de mas, ese fue mi error fatal.

    -¿A si?

    Ella lanzo mi plato de comida hacia arriba, en lo que yo intento atraparlo ella me pone el pie, me empuja y me sienta en la silla, y con la mayor delicadeza atrapa el plato de comida y lo pone en la mesa.

    -Buen provecho-dijo mientras se iba, dejándome con la boca abierta.

    Me dejo anonadado, ¿Como había hecho eso? ¿Y de donde lo había aprendido?

    Empecé a preocuparme por nuestro pequeño encuentro de hoy, y no funcionaria postergarlo o cancelarlo, ella no lo permitiría.

    Además no podía golpear a una chica... Pero tampoco podía terminar como un miedoso, y la hora se acercaba.

    Ella se había ido a comprar algo, yo también decidí salir, capaz me encontraba con ella.

    Era un pueblo pequeño, pero era pintoresco, las casas al estilo antiguo. La gente también era tradicional, las mujeres con kimono, y era día de festival, así que hoy se notaba mas.

    Pero, la felicidad se hizo trizas, como un espejo. La gente empezó a correr para refugiarse, de lo que se avecinaba.

    A lo lejos se veía una gran nube de humo, un humo de color marrón oscuro con tonos negros. Sin pensarlo me dirigí hacia ahí.

    A la acercarme se escuchaban aullidos, y estruendos.

    Eran 2 lobos de gran tamaño destruyendo todo a su paso, era como si buscaran algo. Yo siempre con mi espada a cuestas, la desenvaine y me dispuse a atacar.

    Corrí hacia uno de ellos y con fuerza corte una de sus piernas, lo que hizo que se desplomara.

    En tanto me doy vuelta para darle el golpe de gracia, el otro zorro me golpea con su hocico que me manda unos metros atrás, pero logro incorporarme rápido para el contraataque.

    Eran gigantes, intimidaba solo verlos, pero no estaba dispuesto a echarme atrás...

    Un lobo estaba desplomado, no se podía levantar. Pero el otro no me la dejaría tan fácil.

    Corrí nuevamente hacia ellos, y trate de atacar al que estaba de pie, intento morderme para que no me acerque, pero pude saltar por encima de el a tiempo.

    Ahora no podía fallar el golpe al lobo que estaba tirado, con un tajo seco y fuerte, corte su cuello.

    Solo me quedaba uno, pero el se me adelanto.

    Dio media vuelta y me golpeo con su cola, yo me revolqué en el suelo mientras el corría de nuevo hacia mi... no tenia escapatoria.

    -Parece que necesitas ayuda-murmuro una vos conocida.

    Era Chizu que con un elegante movimiento apoya el pie en el hocico del lobo y manda su cabeza contra el piso.

    En el aire, saca un largo bastón de color celeste. Y a la par de un grito golpea su cabeza con fuerza, destrozando el suelo alrededor del monstruo.

    -Fue bastante fácil-dijo con una sonrisa, mientras daba un salto para bajar de su cabeza.

    Se acerco a mí, y me extendió su mano.

    -Levántate, te vas a ensuciar.

    Comencé a reír a carcajadas, después de pararme.

    -¿Que sucede?

    -Es que no puedo creer lo que veo, Jajaja.

    -No es gracioso-dijo frunciendo el ceño.

    Yo sonreí.

    -¿Que pasa? ¿Acaso no me puedo reír de mi nueva compañera?

    Sus ojos brillaron como nunca, y se abalanzo sobre mí, abrazándome.

    Y sonrojado, la abrace también.


    Capitulo 4: Comenzando un viaje // ¡Misterio en la mina!

    Tibio... así se sentía el cuerpo de Chizu... ese momento era perfecto, el tiempo y las penas no existían.

    -Gracias-dijo con voz quebrada.

    -¿Que te sucede?

    -Nada... es que estoy muy feliz.

    -Al parecer todavía eres una niñita-me burle.

    Ella se echo para atrás y me miro a los ojos.

    -¡Ochiro tonto!-grito mientras me sacaba a lengua.

    -Vamos a casa, tu padre debe estar preocupado.

    -Pero hay que ayudar a los aldeanos, mira como esta todo destruido, puede que haya alguien atrapado.

    -Déjamelo a mí. Yo me encargare de todo, tú tienes que buscar a tu padre, contarle todo y decirle que reúna más gente para ayudar.

    -¡Hmph! Te quedas con la mejor parte-dijo enojada.

    Yo me acerco y le pico la frente con el dedo índice a modo de regaño.

    -Hazme caso, no hay tiempo para niñerías.

    -¡Eso duele!

    -Chizu...

    -Esta bien-dijo enojada, inflando los cachetes.

    Ella se fue, hasta que se perdió detrás del espeso humo que había dejado la lucha. Yo, lo más rápido que pude, fui por la ciudad buscando heridos.

    Al parecer nadie estaba en las casas destrozadas, o en las cercanías, probablemente hayan huido por el ruido de esas bestias, antes de que llegaran aquí.

    Seguí caminando, hasta llegar a la mina, destrozada.

    La entrada estaba llena de rocas, no podía entrar.

    -¡Ayuda! ¿Hay alguien?-se escucho.

    Esa vos me parecía conocida, era el padre de Chizu que gritaba desde adentro.

    -¡Señor Kushina!

    -Ochiro, ¿Ochiro eres tu?

    -¡Si! No se preocupe, ya lo sacare de ahí.

    Desenfunde mi espada, y me puse en guardia.

    -¡Señor, aléjese lo mas que pueda!

    -¿Que vas a hacer?

    -...Volare en pedazos estos escombros.

    Yo en verdad no sabia lo que hacia, pensaba usar un conjuro de poder y aplicarlo a la espada, aunque todavía no lo dominaba, era lo ultimo que me habían enseñado. Pero no podía dejarlo ahí.

    -¡Yuukou!-dije, mientras la espada comenzaba a brillar.

    Con esas palabras y un debido grado de concentración, la espada es activada, pero no podía estar mucho tiempo así, ya que el agotamiento era mucho.

    Me eche a correr, y con un rápido movimiento, destroce las rocas que molestaban.

    El padre de Chizu salio afuera.

    -Ufff... Gracias por sacarme de allí.

    -¡No es nada! Pero... ¿Que sucedió aquí?

    -Estábamos excavando, como un día cualquiera, hasta que encontramos unas letras extrañas en una pared, de un material que no podíamos romper.

    -¿Letras?

    -Si. Yo, descuidado, las quise desempolvar y empezaron a brillar. Unos segundos después, la tierra comenzó a temblar, era peligroso, la mina podía colapsar. Todos salimos a correr, pero al salir, volví a entrar por algo que había olvidado. Aunque no me dio tiempo para salir de vuelta...

    Acaso no será...

    -Señor Kushina ¿Me mostraría esas letras?

    -Si, si es que queda algo de ellas.

    Entramos a la oscura cueva con apenas una pequeña lámpara. Nos costo avanzar, por suerte, pudimos. Caminamos unos minutos, hasta que llegamos.

    -Son estas-dijo señalando una pared con letras extrañas, se veía que eran muy antiguas.

    Yo las mire de cerca, y al instante, las reconocí.

    -Estos son restos de un templo antiguo, de los Tohoshinki. Estas letras son un detector, cuando alguien las toca, se activa. Esto lo aprendí hace un tiempo, cuando estudiaba historia antigua.

    -¿Y que es lo que se activa?

    -Una invocación mágica. Específicamente, de 2 lobos gigantes, que acaban de destruir parte de la ciudad-dije un tanto irónico.

    -¿¡Que!?

    -Si, lo que dije, yo y Chizu nos topamos con ellos.

    -¿¡Ella esta bien!?-dijo agitándome preocupado.

    -Si, puede estar tranquilo. Ella, al igual que yo, es muy fuerte, me ayudo a derrotarlos.

    -¿En serio?

    -Si... ella debe estar en casa, salio a buscarlo después de la lucha...

    -Ya veo. Es igual de imprudente que su madre.

    -¿Su madre?

    -Si, era una mujer esplendida...-dijo sonrojándose-. Pero eso es otra historia, ahora ¡Hay trabajo que hacer!

    -¡Si señor!

    -Dime Sentaro.

    ¿Que le diga Sentaro? No es normal que me trate así. Generalmente me gruñiría, no me lo agradecería y se iría sin más.

    -Esta bien Sentaro... tendrás que salir de aquí.

    -¿Pero por que?... ¿Que vas a hacer?

    -Destruiré estas ruinas, puede ser peligroso.

    -Pero esta mina podría colapsar de nuevo, además es lo que le da dinero al pueblo.

    -No hay elección, podría causar más caos. Seré cuidadoso, adelántese y busque a Chizu.

    -Esta bien, cuídate.

    El se fue, a paso rápido. Cuando ya se había alejado lo suficiente, me dispuse a intentar descifrar los símbolos, cosa difícil...

    Le mentí a Sentaro.

    Esto, como dije, es un mecanismo de defensa, pero no son ruinas, el nombre era inventado... No se si debería haberlo hecho, pero tengo que saber, que es lo que querían proteger... y por que razón.


    Capitulo 5: ¿Libro?

    Secreto… ¿Que secreto estarán ocultando estas ruinas? No podía imaginármelo.

    Estuve alrededor de 10 minutos intentando saber que decían las extrañas letras pero era muy difícil… probablemente por que siempre me dormía en esa clase.

    A pesar de todo logre descifrar la mayoría del párrafo.

    Hablaba del conocimiento… del conocimiento que se encontraba dentro, y advertía la entrada a las almas impuras, para que no se atreviesen a entrar… como si funcionara…

    Mas abajo había un pequeño juego de palabras, yo supuse que era la clave para entrar.

    Había que formar una secuencia con los vocablos que se encontraban allí apartados, era como un juego de viejos…

    De uno en uno fui tocando los vocablos que brillaban al mínimo roce.

    Al completar la secuencia, se escucho un ruido a lo lejos, y la puerta se abrió. Era un largo pasadizo hasta llegar a otra puerta en el fondo.

    Fui avanzando paso lento cuando me acerque lo suficiente a la puerta, que se abrió sin que siquiera la tocara.

    Entre a una amplia habitación, con un estante en el centro, encima de el había un libro grande y lleno de polvo, cubierto por una capsula de cristal.

    Cuidadosamente retire la capsula y tome el libro, no tenia nada escrito en la tapa de adelante o en la de atrás, lo único que se podía notar era un pequeño cerrojo que solo se abría con la debida llave.

    No tenía ganas de quedarme en un lugar tan inestable como este, así que pensé en irme, no sin antes destruirlo, para que no cause más problemas.

    Agarre fuertemente mi espada, y concentre mis fuerzas en ella…

    -¡Yuukou! -grite.

    Y con rápidos pasos y el libro a cuestas corrí hacia la salida cortando una de las paredes laterales.

    No podía echarme atrás, si dudaba y desaceleraba el paso, quedaría atrapado entre los escombros que se encontraban cayendo detrás de mí.

    Casi sin aire llegue a la salida, mirando la como la mina se destruía…

    Era una lastima para el pueblo, pero no era seguro.

    Pero no debía distráeme, tenia que encontrarme con Chizu y Sentaro.

    Fui corriendo hacia la casa donde, desde lejos pude notarlos a los 2 abrazándose…. Escena digna de recordar.

    Sentaro es un hombre de buen corazón después de todo, con sus aflojadas de tuercas, pero en fin…

    -¡Ejem!-dije para hacerme notar y dejen de abrazarse, o mejor dicho, que Sentaro deje de asfixiar a Chizu.

    -¡Ochiro llegaste! -dijo Chizu abrazándome.

    No me acostumbraba a su carácter meloso, pero no podía quejarme…

    Sentaro se acerco, y poniendo una meno en mi hombro, dijo:

    -Lo que Chizu y tu han hecho hoy fue maravilloso, cuando venia de la mina los aldeanos me contaron detalladamente lo sucedido, gracias por todo.

    -La verdad, no fue nada, pero si quieres devolverme el favor, hay algo que Chizu le tiene que pedir.

    Chizu se quedo callada con la cabeza gacha por un momento, hasta que logro hablar.

    -Padre, ¡Quiero ir de viaje con Ochiro!-dijo directa y fría.

    -¿Como?

    -¡Si! , así como escuchaste no puedo quedarme estancada aquí, ¡Necesito salir!

    Luego de esa escena, hubo un minuto de silencio, donde Sentaro miraba fijamente los ojos de Chizu

    A el se le pudo ver una pequeña sonrisa en la cara, y se empezó a reír a carcajadas.

    Chizu y yo nos quedamos mirándolo, preguntándonos que es lo que le daba gracia.

    El, de a poco, se fue calmando, mientras se limpiaba las lágrimas que le saltaban de la risa.

    -Definitivamente eres igual que tu madre. Capaz me sienta solo, pero supongo que no puedo decir que no a esa cara tuya.

    Y Chizu no se quedo atrás, empezó a llorar y abrazarlo desesperadamente. Daba vergüenza ajena una escena tan cursi, pero pensar lo que me esperaba en el futuro, era como para sentirse feliz.

    Era tarde, Sentaro fue a ayudar con la reconstrucción de las viviendas y Chizu y yo nos fuimos preparando, ya que al otro día temprano partiríamos hacia el pueblo de Yokohama, al terminar de prepararnos nos sentamos al costado de la casa, a contemplar la noche, sin decir nada… tomándonos de la mano.


    Kusanagi No Tsurugi: Capitulo 6: Robo // Pelea // Ojos rojos…

    […]

    -¡Ahhh! -dije levantándome desesperado, desenfundando torpemente mi espada-. ¡¿Qué es lo que quieren?!

    Empecé a gritar blandiendo la espada al aire.

    -¡Aléjense!

    En la conmoción, Chizu entra por la puerta.

    -¿Qué sucede Ochiro?

    -¿No ves que me quieren matar? ¡Ayúdame!

    -¿Quiénes? ¿De que estas hablando?

    -¿De que estas hablando tu? ¡Te dije que me ayudes!

    -Ochiro, solo es otra pesadilla ¡Contrólate! -me decía mientras forcejeaba conmigo intentando calmarme.

    -¡Suéltame! Me van a matar –y la empuje hacia un lado, cosa que ella no me lo iba a dejar pasar… me pego una cachetada que probablemente hubiera despertado a los vecinos de un salto.

    Me quede mirando al vacío un rato, sin que ninguno de los dos dijera nada… hasta que comprendí lo que sucedía, todo había sido un sueño…

    -¿Ya estas bien?

    -Creo que si…

    Me senté, todavía confundido.

    -¿Qué hora es? –pude pronunciar vagamente.

    -Son casi las siete, esta por amanecer. ¿Seguro que estas bien?

    -Si, supongo que solo fue una pesadilla.

    Me fui al baño a lavarme la cara.

    -¿Qué es lo que estabas soñando?

    Me puse a pensar mirándome al espejo, sin recordar nada.

    -Tengo la mente borrosa, no lo recuerdo ahora. Pero no te preocupes, vuelve a dormir, yo me quedare despierto y desayunare.

    Ella asintió con la cabeza y se fue a su habitación.

    Yo fui hacia la cocina y puse agua a calentar. Me senté en una silla pensando en lo sucedido, ¿Que fue lo que estaba soñando?

    Estaba en mi mundo, pensando y pensando, pero sin acordarme.

    -¡Ochiro!

    Escuche mientras volvía a la religad, Chizu estaba mirándome preocupada y de fondo se escuchaba el agua hirviendo.

    Ella apago el fuego, tiro el agua hirviendo, cargo la pava y puso a calentarla de nuevo, colocando leña nueva.

    -¿Seguro que estas bien?

    -Si, solo estaba pensando en el sueño… es raro por que no recuerdo ni siquiera de que me estaba defendiendo. Pero no te preocupes, estoy bien.

    -Pero esto ya sucedió, ¿Es el mismo sueño?

    -No lo se, tampoco recuerdo bien el anterior, pero no creo.

    Ella se levanto y siguió preparando el café. Hasta que me lo sirvió junto con unas galletas untadas en dulce.

    -Aquí tienes.

    -Gracias, al final terminaste por hacerme el desayuno tu.

    -No hay problema, además en un rato tenemos que salir hacia el pueblo vecino.

    -Si, todavía estoy sorprendido, es increíble que tu padre te lo haya permitido, dejando de lado el cambio de actitud conmigo.

    -Es normal, te ha tomado confianza.

    -Bueno, creo que es hora de prepararnos.

    -Si, adelántate yo ordenare un poco aquí.

    Camine hacia la habitación… preguntándome si estaba bien que Chizu se tan servicial conmigo, sentía un leve cargo de conciencia.

    Hice los últimos arreglos para el viaje, algunos víveres para el camino y demás cosas.

    Desde allí pensaríamos que hacer, ya que es un largo camino hacia el palacio Kusanagi, desde donde estábamos, sin pasar por el bosque donde me encontré con ese cuervo gigante… no quisiera encontrarlo de nuevo.

    Además teníamos que pensar si era sensato ir allí, cabía la posibilidad de que las tropas de los Katou siguieran allí, pero tenía que ver en que estado estaba el palcio, era posible que siga habiendo alguien… pero creo que simplemente quiero ir… para al menos ver el lugar por ultima vez.

    Pero al fin y al cabo, el pueblo Yokohama era la única opción.

    Fui con mis cosas a la sala y me senté un momento en el sillón. Hasta que Chizu entra por la puerta.

    -¿Ya estas listo?

    -Si.

    -¿Vamos saliendo ya?

    -Si, pero… ¿Dónde esta Sentaro?

    -A cierto. El salio un poco antes de que tuvieras esa pesadilla, por eso me levante rápido con tus gritos, todavía no me había dormido.

    -Bueno, entonces vamos.

    Salimos de la casa, a la que Chizu se dio vuelta a verla por última vez.

    Caminamos por un camino paralelo a la ruta principal, habría menos gente y era mas seguro.

    Estaba rodeado por un espeso bosque. Caminamos y caminamos por unas horas, era un largo camino, pero con Chizu como compañera nada era aburrido, no reímos y hablamos todo el camino… nos contamos nuestra infancia, mi crianza en el palacio y ella me contó de su padre, aunque ella ni yo tocamos el tema de su madre.

    Todo fui tranquilo, hasta que, a pocos pasos del pueblo… escuchamos algo en el bosque…

    Era una voz pidiendo ayuda.

    Corrimos en dirección a los gritos, y encontramos a un anciano tirado en el césped.

    Lo ayude a levantarse.

    -¿Esta bien señor?

    -Si querido, pero un malandra acaba de robarme el dinero del mes. Lo tenía en un pequeño bolso conmigo.

    -¿Me dice como era su aspecto? ¿Y como era su bolso? Intentare encontrarlo

    -No recuerdo bien, pero creo que era como la mayoría de las personas de por aquí, piel clara y pelo castaño. Y el dinero estaba en un bolsito marrón con unos lindos bordados que hizo mi nieta, capaz te puedas guiar por eso.

    -Esta bien, iré a buscarlo. Chizu, quédate y ayuda al anciano.

    Corrí en dirección al pueblo buscando al ladrón, escuchando en el fondo un – ¿¡A quien le dices anciano!? – que gritaba el anciano a duras penas.

    Iba a ser tarea difícil, como dijo el anciano, la mayoría de los pueblerinos son de tez blanca y pelo castaño.

    Busque y busque sin conseguir nada…

    Pero como una ayuda del cielo vi a un pequeño con ropas desgastadas con el bolso que me describió el anciano, corriendo hacia mí.

    Me dispuse a detenerlo, probablemente estaba tan apurado que ni sabia que estaba enfrente. Pero no sucedió como esperaba.

    Antes de que yo reaccione alguien lo empujo hacia la pared de una tremenda patada.

    Era un chico de pelo rubio largo y amontonado, y unos extraños ojos rojos que saltaban a la vista.

    Lo alzo del cuello y con voz fría y calmada dijo:

    -Devuelve lo que robaste.

    El pobre crío, con lágrimas en los ojos, desesperadamente le devolvió el bolso para que lo dejara irse.

    El chico rubio lo soltó y cayó al piso. Pero al parecer no fue suficiente.

    Tomo impulso para darle una piña, cosa que no iba a permitir.

    Le agarre a tiempo del brazo, para que el crío escapara. Ya con el miedo que le causo fue suficiente para que no lo haga de nuevo.

    -¿Qué crees que haces?

    -Conozco al dueño del bolso, no hace falta violencia, yo creo que ya aprendió la lección.

    -Jehhh… Alguien como tú dándome ordenes.

    Casi sin esforzarse giro sobre su eje agachado y con fuerza me pego una patada hacia arriba mandándome para atrás, pero no se lo iba a dejar barato, así que antes de salir disparado le atine una patada en la oreja de cambio.

    Corrí hacia el para devolverle el golpe pero me detuve al ver que Chizu se me interpuso.

    -¡Bueno! Ya es suficiente –dijo el anciano caminando hacia nosotros.

    Cuando me di cuenta estábamos rodeados de campesinos que veían la conmoción que causamos.

    -Ya es suficiente, recuperaron mis cosas así que no hay por que pelear.

    El chico rubio se dio vuelta y se alejo lentamente sin decir más.

    -Vengan por aquí –dijo el anciano caminando entre la multitud…

    Era extraño por que nos costaba seguirle el paso, no se si por que era pequeño y se le hacia fácil pasar entre las personas o era mas rápido de lo que pensábamos.

    -Estas sangrando –dijo Chizu entregándome un pañuelo.

    -Solo me agarro desprevenido, es todo.

    -Me parece que quedaste un poco manso con el golpe.

    Para colmo me lo dijo de una forma muy burlona, no es que haya tenido miedo… ¿o si?

    Pero no quería pensar mucho en eso, me tenía que preocupar el anciano que se nos había perdido de vista por estar hablando…

    -¡Ochiro! ¡Allí esta!

    Estaba el anciano esperándonos detrás de una casa con unas lindas decoraciones.

    -¡Hasta que llegaron!

    -Es que usted se va sin avisarnos nada.

    -¡Que mala forma de agradecerme!

    -¿Agradecerle que? Si fui yo el que lo ayude.

    -Jajaja… cierto me había olvidado por que los había traído aquí… Déjenme que les explique mejor. Este es el hotel del pueblo, yo soy el dueño y mis nietos son los que atienden. ¡Vengan! Pasen que les mostrare sus habitaciones.

    Sin entender demasiado pasamos a la casa.

    -¡Bienvenidos! –dijeron un chico y una chica, los dos de tez blanca y pelo rubio.

    El anciano se acerco a ellos y los presento.

    -Este es el hombre de la casa Kaori Yodai y ella es el retoño de la familia Hikari Yodai y son mis dos hermosos nietos, son mellizos de trece años cada uno. Yo soy Shisou, su viejo abuelo…

    Como si pudieran tener diferente edad, pensé hacia mis adentros.

    -Mucho gusto.

    Nosotros los saludamos todavía vergonzosos.

    -Ellos me ayudaron con un malandra que me robaba apenas venia para acá.

    -¿Enserio? Pues muchas gracias entonces –dijo Hikari.

    -Bueno, esta noche es de festejo, así que Kaori ve a preparar sus habitaciones por que dormirán aquí en su estadía.

    -¿Estadía? ¿Nos dará habitaciones gratis? –pregunto Chizu emocionada.

    -¡Claro que si!

    -¡Que bien!... Pero… ¿Seguro que no es molestia?

    -No para nada, se lo merecen por ayudar a un viejo como yo.

    No tenia idea de cómo llegamos a esta situación… estaba feliz por ello, pero había algo que me molestaba… ya que esos ojos rojos todavía retumbaban en mi cabeza.

    Ahi esta... raro, pero entro todo n.n

    Contenido patrocinado

    Re: Kusanagi No Tsurugi Capitulo 2

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 6:45 am